ADIOS HIJO QUERIDO

martes, 9 de marzo de 2010

Ojo biónico para los pacientes con Retinitis Pigmentosa

Se han hecho múltiples investigaciones para obtener mejor visión a partir de dispositivos visuales artificiales. En mi opinión el más importante es el que utiliza tecnología espacial derivada de la NASA. El estudio consiste en implantar debajo de la retina delgadas películas fotosensibles de cerámica, que reaccionan a la luz en forma parecida a como los hacen las células visuales, creando un “ojo biónico”. La mayor parte de los estudios que han intentado crear células visuales artificiales se basaba en fotodetectores de silicio, pero este material es tóxico para el cuerpo humano y reacciona desfavorablemente con los líquidos del ojo. Este problema no sucede en los detectores de cerámica. Los detectores son películas muy delgadas formadas átomo por átomo y capa por capa sobre un sustrato de detectores de óxido (cerámica). Esta técnica se llama epitaxia. Los detectores de cerámica son muy parecidos a las películas ultra delgadas que se utilizan en los “chips” de las computadoras modernas. Estas retinas artificiales consisten en 100,000 minúsculos detectores de cerámica cada uno con un grosor de menos de un veinteavo de un cabello humano. Este conjunto es tan pequeño que los cirujanos no pueden manipularlo sin dañarlos. Por esta razón los detectores se adhieren inicialmente a una película de polímero con un tamaño de 1 mm x 1 mm. Dos semanas después de la inserción en la retina, esta película se disuelve dejando libre los detectores.
Por supuesto, estos estudios están en fases preliminares y los científicos no están seguros de cómo el cerebro interpretará los voltajes de las células visuales artificiales. Sin embargo, ellos creen que el cerebro se adaptará eventualmente. La otra pregunta que no sabemos la respuesta es ¿cuál será la capacidad de resolución de estos receptores artificiales? o sea, que tan buena sería la visión.

A título personal, conozco al Dr. Charles García profesor de la escuela de medicina de la Universidad de Texas, Houston, quién me ha pedido si deseo participar en este estudio con pacientes panameños. Sin embargo, Panamá se rige en general por las pautas del FDA de los Estados Unidos y esta técnica no está aprobada aún, por lo tanto no se podría realizar en nuestro país, por un vitreoretinólogo en práctica privada.

Como especialista en este campo estoy muy entusiasmado con este proyecto, que aunque en proceso de investigación, parece ser muy prometedor.

FUENTE: retinapanama

No hay comentarios:

Publicar un comentario