ADIOS HIJO QUERIDO

domingo, 16 de mayo de 2010

LA FAMILIA DE ESTHER RECOBRA LA ESPERANZA TRAS ACTIVARSE EL ORDENADOR IMPLANTADO EN LA JOVEN


«Se van dando pasos cortos, pero certeros», dice el padre tras comprobar que por primera vez en mucho tiempo la chica se ha puesto en pie ella sola cuando los médicos la conectaron
«Esther ha podido ponerse de pie ella sola gracias a las pruebas que se le están haciendo con el implante de electrodos en el cerebro» informaba Andrés Sánchez, su padre, muy emocionado en las primeras horas que habían transcurrido desde que los médicos conectaran a su hija todo el aparataje con el que intentan paliar el mal que padece, una enfermedad rara, sobre la que apenas existe investigación y que no sólo impide que Esther pueda llevar una vida normal, sino que la pone constantemente en peligro.
El proceso se alargará durante dos meses pero las primeras pruebas que se están realizando marchan correctamente y el padre ve muchas esperanzas porque, por primera vez en mucho tiempo, ha notado un avance. Claro que esto no ha hecho más que empezar y aún hay que realizar muchas pruebas, ajustar el equipo, poner a punto la máquina para controlar los movimientos involuntarios de cada una de las extremidades de Esther.
Según su padre, en un principio los médicos dijeron que las pruebas para calibrar la potencia del aparato se realizarían a lo largo de un mes, pero parece que este tiempo se va a alargar al objeto de encontrar resultados reales y efectivos. «Una vez que salgamos del hospital y se revisen las distintas pruebas, recibiremos instrucciones para usar un control remoto por si tuvieran que seguir ajustándole los impulsos desde aquí», afirma Andrés Sánchez,
Agradecido
Andrés Sánchez, también se mostraba ayer muy agradecido por la labor que están llevando a cabo los médicos del Hospital Virgen de Las Nieves. «Estoy muy satisfecho con todo el equipo y agradezco enormemente que nos hayan brindado la posibilidad de implantar este novedoso aparato en el cerebro de mi hija», declaraba a este periódico.
Andrés ve cómo se van dando esos pasos cortos y certeros de los que no para de hablar, para dar a su hija una mayor calidad de vida: «Avanzamos lentamente pero vamos acertando. Los médicos nos dijeron que esperáramos para la intervención de Esther porque estaba prevista la llegada de un Sistema de Estimulación Cerebral Profunda que tenía nueve años de vida, frente a los dos años que ofrecen los otros aparatos, y ha merecido la pena», afirma.
La joven
También Esther se encontraba ayer muy contenta en su habitación, tras las primeras labores de programación del dispositivo. A través de su ordenador portátil, dijo sentirse «genial y feliz de estar en Granada». Su mente está perfecta y ella es totalmente consciente del procedimiento por el que está pasando.
El hermano de Esther tiene diez años y también padece su misma enfermedad. Su padre dice que «si es posible, le implantarán el mismo dispositivo que a Esther en un futuro».
Andrés Sánchez quiere hacer un llamamiento a otras familias que tengan hijos con esta enfermedad, para que actúen de inmediato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario