ADIOS HIJO QUERIDO

domingo, 16 de mayo de 2010

POCAS INTERVENCIONES, SUERTE ESTHER

No hay rastro de más intervenciones quirúrgicas en Europa a enfermos con la patología de Hallevorden Spatz, que el caso de una niña inglesa que recibió un tratamiento de estimulación cerebral profunda, como el de Esther. Fue en el año 2005, por aquel entonces Amber Sisson estaba sometida a un espasmo permanente. Según una información recogida del diario El Mundo, la menor tras someterse a esta intervención logró logró recuperar su grado de control sobre sus brazos, su cuerpo y su cara.
La técnica utilizada por los médicos del Hospital Virgen de las Nieves de Granada es muy similar a la practicada en pacientes con parkinson o con las personas que padecen un trastorno obsesivo compulsivo. Se utiliza un aparato llamado neuroestimulador, que se implanta en el cerebro y sirve para enviar y distribuir estímulos eléctricos por por las áreas responsables del del control de los movimientos, bloqueando a la vez las señales nerviosas anormales que causan los espasmos.
De todas formas, es demasiado aventurado vaticinar el éxito de la técnica aplicada a Esther.Los propios médicos del Virgen de las Nieves responsables de la intervención quirúrgica declinaron ayer realizar cualquier tipo de declaración a este periódico hasta comprobar que funciona en buenas condiciones la máquina y que ha logrado resultados en el aparato motórico de esta joven de Roquetas del Mar. En medicina, dos enfermos tratados con el mismo medicamento pueden responder de distinta forma pese a compartir la misma patología.¡Ojalá, Esther lo logre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario